¿Cómo encontrar el amor?

Hace tanto tiempo que no escribía que me tomó varios intentos ingresar a mi cuenta del blog. ¿porque he vuelto? No importa, ¿porque lo dejé? Por idiota…

Definitivamente las cosas han cambiado respecto a circunstancias en las que solía escribir, el ciclo es otro, el lugar físicamente también pero supongo que la esencia si no…

La semana pasada estuve en el evento académico que organizamos en una reconocida universidad de aquí de Bogotá pero este año también todo tenia un aire distinto. Con el ánimo de diversificar aun más la discusión y los temas se hizo un conservatorio y debido a los temas que trabajaban los invitados se decidió que la discusión seria entorno a los afectos. Y aunque estaban planteadas unas preguntas que dirigirían los diversos temas a asuntos ‘académicos’, temas cuantificables, palpables, de tono ‘cientificísta’ la discusión llegó rápidamente a ¿Cómo encontrar el amor? Pero para mi fue tan impactante ver a estos 4 ‘académicos’, llenos de publicaciones indexadas, títulos e incluso Phd’s luchando para definir las relaciones, la dominación, el cariño… el amor.

De lo primero que aprendí fue cuando la primer ponente habló del poliamor y de como le habían roto el corazón hacia poco tiempo, me encantó la mirada que le dio, la nostalgia y sinceridad como compartió su historia y parafraseo su definición: “ser poliamoroso es como ser marica”, hay quienes que por más que lo intenten jamás podrán vivir felices dándoselas de poliamorosos, pero así mismo, hay quienes no encajan en este mundo binario monógamo. Hay quienes transitan relativamente fácil entre ambos espectros o incluso quienes solo viven y no se plantean ni la una ni la otra.

Y aunque quisiera hacer un resumen de cada uno de los ponentes así como lo acabo de hacer con la primera, es más fácil para mí escribir de lo que aprendí de todo el evento.

Lo segundo me ayudó concluir que la actitud posmoderna que tenemos ha cambiado las dinámicas en las que nos relacionamos los seres humanos, al menos en las sociedades que nos conectamos por medio del internet. Y es que el hecho de que apple presente un nuevo iphone cada año nos toca, nos toca más de lo que nos imaginamos, así ni siquiera tengamos uno. Y es que la brillante pero abusiva idea de mercado de la innovación por innovar nos voló la cabeza desde que Steve Jobs pensó en el concepto del teléfono. ¿no entienden de que hablo?, ¿de cómo esto se conecta con mi evento?, ¿de cómo importa esto para nuestro concepto del amor?. Sencillo, cada año se presenta un nuevo iphone, un teléfono que se vende como la vanguardia en temas tecnológicos, de diseño y comunicación. Pero ahora pregúntense a ustedes mismos ¿queremos tener un iphone por el procesador A9 de 64 bits? O no sabes que es ‘A9 de 64 bits’ pero en serio quieres el último iphone porque es el último y es un IPHONE.

Pues igual pasa con las personas, nos conocemos por facebook, tinder, grindr, brenda, badoo (y cientos más formas virtuales de conocer gente) y nos clasificamos y seleccionamos con el mismo rigor con el que seleccionamos nuestro smartphone. Porque yo quiero que tenga 64 gb y sea en oro rosa, y así mismo no le doy likes a perfiles de gente menor que yo y que no tenga trabajo. La actitud posmoderna nos ha hecho tener afectos y cuerpos prescindibles, mueve su foto a la izquierda y se habrá ido, porque se nos ha hecho creer que siempre el siguiente es mejor.

Y finalmente la tercera me hizo pensar en qué pasa cuando encuentras el amor. Porque ninguno pudo defninirlo, de hecho al final la discusión se enfrascó hacia ese punto y nada ‘palpable’ salió de ello. Aunque yo que soy tan ‘avispado’ (como diría mi abuelita) si tengo los tres elementos que te harán decidir si algo es amor o es otra cosa (no se qué, pero amor no será).

1. Amor es administrar el deseo: Amar a alguien no hará que dejes de ver culos por la calle (que aprendas a disimularlo, tal vez), amar va a significar que determinado culo será el que que quieras ver más seguido.

2. Amor atiende a lógicas de transacción y explica nuestra obsesión por negociar la sexualidad: Sea una relación poliamorosa o monógama lo que se negocia es la sexualidad (y lo que rompe si o sí todos los casos de relación son líos sexuales), con quien, cómo y en que circunstancias se tiene sexo (lo que cada quien entienda por sexo)

3. Te enamoras de estar enamorado: ya lo he escrito en otras ocasiones, no importa si una historia de amor es un relato épico de varios tomos o un cuento corto. Lo importante es el grado de amor que llegaste a sentir, lo que libera endorfinas son tus glandulas, tu cerebro. Mejor dicho, es amor porque pase lo que pase en la realidad es tu cerebro el que se siente enamorado y es esa sensación la que todos eventualmente estamos buscando.

Así que acá están, estos son mis pensamientos acerca del evento sumamente ‘académico’ y científico al que fui la semana pasada, es cómico ver cómo, sin importar en donde estés, a que te dediques o incluso si eres una de estas personas como los ponentes del evento cuyos hallazgos sirven como base e insumo para la movilidad esta del conocimiento positivista, al final todos buscan lo mismo, todos quieren saber ¿Cómo encontrar el amor?

Link de información del evento por si quieres saber más

fronterasweb.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s