Solo

No es un secreto que los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, nos lo dicen en biología, sociales y hasta en idiomas cuando estamos en el colegio, y no es falso, si no fuera gracias a estos vínculos creados entre nosotros no habrían ciudades, carreteras o sobre población (por ejemplo).

Lo que sí miro con mala cara es todo aquello que ha sido socialmente naturalizado, es decir; todas esas construcciones que no sabemos porqué pero “son así por que sí”. Son muchísimas, algunas más mutilantes que otras, casi todas violentas y la mayoría no son discutidas. Pero hoy me pregunto por la soledad, ¿por que será mal vista?, y es que nos han enseñado a sentimos solos cuando a lo mejor no lo estamos o porque cuando así no nos sintamos solos los demás nos miran casi casi con lastima porque nos ven así, solos.

Lo atractivo de las emociones es que nadie nunca ha podido definirlas exactamente, y si así alguien lo hiciere no seria más que su emoción y de nadie más, porque solo yo siento lo que siento (creo). Es por eso que poetas, músicos, pintores y hasta científicos han buscado desde el origen mismo de la sociedad, sin éxito conocido, dar una definición universal del amor, del dolor, de la esperanza y la soledad, entre otras.

Desde pequeños nos enseñan a estar acompañados, los colegios están diseñados para crear seres que gusten de la vida en comunidad, sociables y productivos. A andar en pareja, a caminar acompañado, trabajar en grupo, comer con alguien, producir hijos que luego el sistema capturará de la misma manera y morir juntos.

Pero los solos no, los solos estábamos ya así desde el recreo del colegio, en una esquina mirando, nada más. Los solos no estuvimos en pareja sino hasta mucho después que los demás, cuando entendimos que la gente murmura y señala. Los solos no trabajamos en grupo sino hasta cuando nos obligaron porque “hay que socializar”. Los solos caminamos rápido, pues no estamos acostumbrados a llevar a nadie al lado. Los solos estamos callados en las cenas, almuerzos y fiestas. Pero finalmente nos preguntamos si nos han hecho creer que no queremos seguir solos.

Introvertidos, Obsesivos compulsivos, raros, enfermos, asociales, sociópatas o simplemente solos. Puede que simplemente exista gente que disfrute su soledad, que haya aprendido a vivir con si mismo, que no le moleste lo que su mente tiene que decirle, qué de hecho converse con ella en un diálogo con el yo que nadie nunca jamás entenderá, pero que es tan rico y saludable cómo cualquier otra forma de comunicación.

Busca a un solo pues si este deja que entres en su vida es porque ha visto en ti a alguien especial que no interrumpe su soledad e incluso estará está dispuesto a darte un lugar en ella. Porque para mí no hay nada más romántico que la soledad, porque la gente le teme a sus voces, a su cuerpo y a sí misma. Y es romántico porque no cualquiera es capaz de estar ahí, solo mirándote fijamente a los ojos, contándole a su conciencia que encontró con quien compartir su soledad.

Pero así mismo tememos, tememos perder a esas pocas personas que dejamos entrar en nuestras vidas, porque para nosotros no es tan fácil cómo salir y buscar con quien salir o tomar un café, para nosotros no es tan fácil desprendernos de lo que se construyó. Sin embargo, las demás personas viajan, consiguen pareja, van al trabajo. Pero los solos seguimos así, mirando desde el rincón.

Canción recomendada para luego de leer este post:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s